sábado, 24 de noviembre de 2018

G18 - (pensando en voz alta y tipeándolo)

///esta narración ha sido eliminada debido a que su contenido era malo en demasía///

viernes, 2 de noviembre de 2018

Tercero

25 de febrero de 1972. En la oscura sala estaban los cinco en torno a una mesa con pilas y pilas de fotos de esa persona. Solamente una cálida luz tenue iluminaba, proveniente de una antigua bombilla que colgaba, casi de casualidad, de un corroído cable que nadie debía tocar. El plan estaba casi completo, solo quedaba repasarlo unas veces más y estaba pronto a ser ejecutado. Se veía con claridad, pese a ser tan poco claro, que las intenciones no eran buenas. Y tenían un motivo más que justificado. Esa persona no podía seguir haciendo de las suyas, se repetían una y otra vez cuando alguno de los integrantes del grupo recordaba alguna anécdota. No hay manera. No podías.
Una vez culminó la junta siniestra, se retiraron uno a la vez, usando camperas negras con capucha. Cada media hora salían del antro, subían los 52 escalones que los separaban de la calle, dirigiéndose a los cuatro puntos cardinales. Era la única manera de no ser todos atrapados.
27 de febrero de 1972. Los fines de semana eran días sagrados. No podían pisar ese lugar, pues era todo menos sagrado. Cualquier persona considerada normal por el tumulto de la humanidad, de haber conocido a cualquiera de ellos, los hubiera declarado a más de uno como seres carentes de moral y ética; sin embargo, no les faltaba ni una pizca de auto-moral o auto-ética. No se podían permitir realizar sus tareas en un fin de semana. Era inaceptable.
Tomaron los bolsos, con fotos y quizás algo más pesado, desperdigaron una vez más todas las fotos, los planos, los bocetos; la totalidad del plan. Previo a comenzar, como era hábito, el dicho: "recuerda aquello que todo aquel olvidará".
Repitióse lo cotidiano.
28 de febrero de 1972. Ese día era clave; ¿por qué? Era el día anterior al plan. Sin embargo, era de noche. Ya no quedaba repasarlo más, ni mucho menos sugerir mejoras o cualquier tipo de enmienda. Era el día para posicionarse. Cada uno de los cinco, cada uno de los cinco a un rincón diferente de la ciudad, aparentemente sin relación alguna. "Sin relación alguna". El reloj pronto marcaría el comienzo de un nuevo día en la ciudad, en el país, y eso lo sería todo. 11:58, y contando.
Comenzaba el juego.
Retiró el primero, colocado cerca de la antena principal (la cual habían adulterado para lograr mayor recepción), el artilugio que tanto añoraban. Al ser tal la fecha, los sistemas de toda la ciudad, de tan solo 3033 habitantes, dejaban de funcionar por un día, el 29 de febrero. Por un error de cálculo, no habían sido tenidos en cuenta los años bisiestos, por lo que el día 29 de febrero había sido simplemente declarado un feriado; un día de absoluta inoperancia; un día que nunca existió.

29 de febrero de 1972. A las 00:00 de este día, activó el primero el dispositivo. Los sistemas se apagaban, entraban en pausa por un día entero, un error de cálculo; esa y otras mentiras eran las conocidas por los habitantes de esa ciudad, de ese poblado, de esa población, de ese lugar con casas que a duras penas era funcional. Ese oscuro, lúgubre, desolado, y pobre asentamiento, rodeado de extensísimos campos grises, incesantemente nublado con las más densas nubes grises. No conocían el día, no conocían la noche; únicamente por la hora era que se guiaban. ¿Error de cálculo del sistema meteorológico? Guiarse, ¿para qué? Para tareas mundanas, inútiles. No avanzaba, no retrocedía, no se estancaba. Era un despojo de lugar.
La cruda verdad: este artilugio, un día encontrado junto a una casa de un granjero loco, desaparecido hace ya décadas, tenía cientos de botones, perillas, luces, etiquetas, carteles, engranes. Con unos pequeños ajustes, así como uno podía regular el volumen de la radio, o bien prender y apagar las luces de un coche, podía uno también interactuar, se diría, manipular a ese poblado horrible. Había sido hallado casi destrozado, casi como un pedazo inservible de basura, describiendo gráficamente como una analogía perfecta al lugar de donde venía; ese pueblito.
Se suponía, según el grupo de los cinco, que en alguna ocasión se había descompuesto. Así como una radio comenzaría a emitir intermitencias extrañas, este aparato había descompuesto a la ciudad. A sus habitantes, a su clima, incluso al sol que alguna vez salía y se ponía.
Luego de muchísimo estudio (el grupo de cinco tenía la característica de ser exhaustivo en sea lo que sea que hiciese; así investigaron a fondo a la máquina), lograron calcular que en algunas fechas se moverían algunos engranes, dando lugar a combinaciones que no eran posibles en el momento. Nuevos botones, nuevas teclas, nuevas noticias para el pueblo horrible que serían explicadas por esa persona de una manera falsa pero linda para escuchar.
En innumerables ocasiones habían intentado ser oídos, ser reconocidos, simplemente ser. Pero esa persona, poderosa y sumamente inoperante, no quería desaferrarse a lo que llamaba "milagros de nuestro Dios". Y así fue como fue apresada.
Seguía siendo 29 de febrero, pues ese día los pilotes se moverían, girarían los pestillos, y el botón se activaría. Se podía leer, en una lengua imposible que lograron descifrar en base a los escritos del granjero loco, que ese botón haría algo así como 'frenar el río'. ¿Será el río, el agua corriente, "el arroyo perenne", lo que conocemos como el curso del tiempo? Así lo creían firmemente los cinco.
29 de febrero, 00:00, 4 segundos. Ya había presionado el botón dos veces, luego una pulsación corta, luego tres largas. Nada indicaba que sea de otra forma, en ningún libro o documento de esa casa hoy en ruinas. De hecho, había al menos cinco papeles que lo describían de la misma manera. "Frenar el río".
29 de febrero, 00:00, 6 segundos. El test de conectividad temporal había sido exitoso. De otra manera, la bengala que el segundo habría de tirar al aire a las 23:59 del día anterior se habría escuchado; y yo no oí nada. No era factible un error de cálculo, o un error de ningún tipo. El grupo de los cinco no sabía fallar.
29 de febrero, 00:00, 9 segundos. ¿Cuál era la diferencia con lo que sucedía cada cuatro años respecto a esta fecha? Cada vez que existía un 29 de febrero, la máquina realizaba una suerte de reset, devolviendo el día siguiente a la 'normalidad' que poseía el pueblo ese, un asco de lugar. La gente creía que estaba simplemente tomándose el día como un feriado cualquiera, como nochebuena o como año nuevo. Lo que sucedía, estimaban los cinco, no era más que una inhibición de las ondas cerebrales de todo humano en el radio que circunscribía al pueblo ese. Realmente no lo entendían bien, ni querían hacerlo. Únicamente conocían y dominaban los efectos prácticos.
Pero en esta ocasión, a esa inhibición (que, cabe destacar, ellos previeron y ahuyentaron de sí con cascos de metal), se le sumaba el 'freno del río'.
Ahora podían controlar y modificar el pueblo a gusto.
29 de febrero, 00:00, 15 segundos. Al haber pasado 15 segundos, el cuarto sabía que era su turno. La máquina dejaría de hacer ruidos en el segundo siguiente, entraría en efecto la inhibición total; era el punto en el que debía disparar.
Allí estaba la persona, y un segundo después dejaba de estarlo. Solo quedaba una masa de células, sin ondas cerebrales, sin noción del tiempo, ahora también sin vida. "No maté a una persona, sólo introduje metal dentro de un saco de carne"; se dijo el cuarto a sí mismo.
29 de febrero, seguía siendo, ahora 00:00, 16 segundos. La persona no cayó al suelo, ni permaneció en la misma posición. Simplemente, como habían calculado, la inserción del metal en el seno de la emisión de las ondas cerebrales a la vez que las mismas se desactivaban causaba un ligero retroceso en el engranaje mayor de la máquina, controlado por los pensamientos del pueblo, avanzando conforme avanzaba el tiempo allí.
Acto seguido, la persona dejó de estar allí. Ese retroceso en el tiempo implicaba que todo lo que estaba allí debía seguir estando. Pero la persona había dejado de estar allí en ese instante. Pues ahora, no estaría. En efecto, no estaba más.
29 de febrero, 00:00, 18 segundos. El quinto, al conocer la hora, se colocó en ese instante en el lugar donde la persona estuvo, en algún momento; más bien, seguía estando allí. A efectos de la máquina, nunca se había movido. ¿Quiénes sabían que esa persona era otra? De hecho, ¿era otra realmente?
29 de febrero, 00:00, 19 segundos. El primero, siguiendo el plan como habían repasado los últimos 3 años y medio, todos los días semanales, presionó nuevamente el botón. Esta vez, según quien alguna vez fue un granjero loco con inventos casi incomprensibles, el río volvería a fluir.
29 de febrero, 00:00, 20 segundos. Y en ese momento, el grupo de los cuatro volvió a la normalidad. El tiempo volvió a ser lo que alguna vez intentó ser, en ese pueblo horrible, y la gente comenzó su día festivo, quedándose en sus casas todo el día sin saber por qué lo hacían.

Se dirigieron los cuatro, cada uno tomando el camino que debía, para entrar, 52 escalones bajo tierra y darse las manos para no verse nunca más.
"El plan ha sido un éxito", dijeron. Sin embargo, aunque no lo sabían, ellos no tenían la más mínima idea de qué había sido de su plan. Parte del mismo consistía en olvidarse todo una vez el plan concluía. La documentación, también, había sido escrita en un lenguaje en clave que solo era descifrable con la totalidad del grupo. Por alguna razón, estando los cuatro juntos, no podían entender nada. Lo atribuyeron a una funcionalidad de la máquina que ellos no conocieron; aún así, había sido un éxito y lo sabían. Ellos nunca fallaban.
Los cuatro. Nunca.

1 de marzo.
2 de marzo
3 de marzo.
...

lunes, 24 de septiembre de 2018

¿Inclusivo? Sobre el "incleng"

Mal llamado "lenguaje inclusivo"; mi intento de definición:
"Llámase a la modificación intencional del lenguaje, generalmente mediante el cambio de la vocal final de un adjetivo, pronombre, o artículo que se refiera a un grupo de personas o a una persona desconocida, con el objeto de darle a aquella palabra un significado supuestamente más amplio, o que incluya más personas de las que se cree, incorrectamente, que ya incluye. Algunos ejemplos son: todes, les, algunes, ningune, chiques, alumnes, entre otras."
 Al cambiar la palabra "todos" por "todes", el lenguajeinclusivoparlante (incleng o inclengoparlante, lo llamaré) busca, como respuesta a un pensamiento profundamente irracional que de alguna manera se desató en su interior, 'incluir a la totalidad de las personas a la que se quiere referir'. Lo que yo comprendo al oír esta explicación, pues, es que la palabra "todos" está necesariamente excluyendo a alguien; de lo contrario, no haría falta "incluir" a alguien que no está siendo incluido. Si se cambia la palabra para que incluya a la totalidad, es porque la anterior no lo hace, de acuerdo a los argumentos del incleng.

¿Por qué lo llamo 'un pensamiento profundamente irracional'? Por los siguientes motivos:
contrario a lo que un inclenguista cree, la palabra "todos" tiene un significado completamente inclusivo:
pronombre indefinido
"Sin antecedente y en plural, se refiere a la mayor parte de personas o cosas que se considera que pertenecen a un conjunto determinado."
Sin embargo, por alguna razón, el inclenguista ha optado por negar la definición, aunque ya sabe que es esa, creando una nueva por su cuenta para poder así tener algo con lo que no estar de acuerdo y luchar para que ello cambie. Es aquí cuando mi entendimiento del incleng cesa. Insisto, en un principio esta palabra ya tenía un significado vasto.

Los inclenguistas podrían argumentar, sin embargo: "¿Y entonces por qué 'todas' no se refiere a un conjunto diverso, sino únicamente a un conjunto de mujeres?" Es sencillo responderlo aclarando que, en español se ha optado por la palabra "todos" para llevar ese significado. ¿Por qué?

  1. O bien por el Teorema del Palomar 
  2. O bien porque en el pasado la sociedad estaba condicionada así
  3. O bien porque todo el idioma tiene 'cierta connotación masculina' y de esta forma se mantendría una suerte de simetría
  4. O bien porque la mayoría de la población es varón
Pero, al fin y al cabo, a nadie le importa esto. El argumento inclenguista no busca dar un punto a favor de su uso, sino un punto en contra. buscando generar un contraste 'echándole la culpa al otro'.
Sí, la palabra "todas" no hace referencia a un conjunto de personas en general, sino específicamente a un grupo de mujeres. ¿Y qué? Cuando alguien hace referencia a la "mano hábil" de una persona, generalmente se refiere a su mano diestra. ¿O lo van a negar? Por supuesto, es fácil decir que no es así al mirar las dos palabras de esa oración. "Mano hábil", la gente tiene dos manos, puede ser cualquiera. Pero esa no era la intención original. Si no, ¿por qué existirían bancos para diestros? Entre otras cosas, ese tema fue cubierto en la siguiente entrada.

No es la idea culpar al uno y al otro de qué cosas hace mal, o remontarse a los orígenes ancestrales del idioma para respaldarse. Se debe mirar únicamente el presente y ser objetivo en cuanto a lo que se está diciendo. De otra manera, nunca se logrará avanzar en este debate; sólo se logrará dividir entre inclenguistas y anti-incleng. Y no existirían posturas intermedias. MAL.

Además, ¿por qué inventar una nueva palabra, cuando se puede decir, en cambio:
la totalidad de las personas, toda persona, la gente, toda la gente, sin exceptuar a nadie, nadie no, cualquiera que esté en [...], ese grupo, esa colectividad, esa comunidad... ETC?

O lo que es muchísimo más fácil, más eficiente, y deja una libre interpretación del receptor: usar sujeto tácito.
Doy algunos ejemplos:
  • "En este curso ya todos tenemos un teclado" ==> "En este curso nadie no tiene un teclado." // "En este curso ya cubrimos la cuota individual de teclados"
  • "Igualdad y libertad para todos"  ==> "Igualdad y libertad" // "Igualdad y libertad para cualquiera"
  • "Eso se lo di a él porque ya todos los otros lo tenían" ==> "Se lo di porque nadie más no lo tenía"
  • "¿Vamos a ir todos juntos?" ==> "¿Vamos a ir en grupo? // ¿Vamos a ir juntos?"
Se puede jugar mucho con el idioma y lograr expresiones que ya existen y son utilizadas, en el caso de que no se quiera usar la palabra "todos", insisto, por un pensamiento irracional.

---

Otra cosa que se suele oír cuando uno conversa con quien practica el inclenguismo es lo siguiente; creo yo, es este el argumento más 'doublethink' que existe entre quienes comparten estas ideas:
"¡¡Al decir 'todos y todas' no se incluye a las personas no binarias!!" - Un "incleng" difundiendo sus ideas
Simplemente... yo digo lo siguiente:
Antes de decir nada, vuelvan a leer la definición de "todos". Se las dejo acá también:
"Sin antecedente y en plural, se refiere a la mayor parte de personas o cosas que se considera que pertenecen a un conjunto determinado".
¿Por lo que un inclenguista no considera a las personas no binarias... como personas?

¿Entonces debe crear una palabra nueva que se refiera ESPECÍFICAMENTE a esas 'no personas'? ¿¿"Todes"?? ¿¿¿Realmente, el que dice "todos los de ese grupo", busca INTENCIONALMENTE EXCLUIR a las mujeres, personas no binarias, y helicópteros de caza???
En el caso de que esa persona realmente tuviera ganas de excluir a todos aquellos, por diversión, o por alguna necesidad imperial que le surge de lo más profundo... ¿obligarlo a usar el 'lenguaje inclusivo' lo haría reflexionar? ¿De veras cambiaría su parecer?
Me parece que si alguien, sea cual sea la razón, tiene esos pensamientos, no se logrará cambiar su forma de pensar cambiando las palabras.
Creo que aquí hay un problema, y es que el argumento del inclenguista se vuelve demasiado vano y contradictorio como para prevalecer.

Primero se ha de cambiar la forma de pensar, luego el idioma tendrá sentido y nadie podría pensar que se está excluyendo a alguien intencionalmente.
No tiene sentido cambiar las palabras para tapar una supuesta, o una efectivamente existente, exclusión.

Es como si yo no aprobara un examen, y en lugar de decir "no estudié y me fue mal" dijera "ahora se aprueba con menos nota". LO QUE HAY QUE CAMBIAR ES EL ESTUDIO, REMEDIARLO Y APROBAR EL EXAMEN, NO EL MARCO DE LAS NOTAS. Es la misma idea.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Para darle un cierre, culmino mencionando mi postura personal en cuanto a un inclenguista convencido:
Hable usted como quiera. No lo voy a reprochar por usar palabras inventadas; todos inventamos palabras y usamos palabras que no existen en el ámbito informal, y formal también. Nadie diría "buscar en el buscador de Google", sino que dirían "buscar en Google" o simplemente "googlear". Y a nadie le importa que se haga así.

Lo único que les imploro es lo siguiente:

No me impongan un habla incoherente ni me obliguen a usarla
Existen suficientes maneras diferentes de hablar que tienen el mismo resultado que un inclenguista busca conseguir.
Investiguen sobre eso, y creen un 'neo-incleng' mejor. O bien, sigan usando el mismo idioma que todos los hispanoparlantes usamos, y tengan en mente que
nadie busca excluiros.

(Además... les quedan muchísimos otros idiomas por 'enmendar'... el español es sólo uno entre miles. Las personas que hablan los otros idiomas, siguen siendo personas.)

sábado, 15 de septiembre de 2018

Recuerdos y funciones

Si estás viajando en un tren, y después te bajas, te subís a otra línea, pero que tiene coches iguales; si esta segunda línea tiene mal la hora en el tren y dice solo un minuto más que la hora que estaba cuanso descendiste de la primera, si te golpeaste al entrar, provocando una pérdida temporal de memoria, olvidando el momento en el que cambiaste de línea, nunca te vas a enterar que ocurrió cambio alguno sino hasta que bajes del tren y veas que es otra línea.

¿Cómo sabemos que no es posible provocar esas fallas de memoria de forma intencional, en algún futuro, provocando que los recuerdos cambien? No es necesario que el olvido surja en el cambio de tren, puede ser cuando sea.

Y el recuerdo final será un desastre; originalmente no estuviste confundido al salir del segundo tren, pero ahora recordás que deberías haberlo estado. Un minuto. No necesariamente!

Si no estuviste desconcertado al bajar del tren es porque es normal cambiar entre dos líneas, pero sin embargo, nunca recordás ese cambio.

En teoria es posible eliminar una fracción de recuerdo que originalmente no podría haber sido posible sin alterar el recuerdo como una función y = f(x) con x = viaje en tren e y = recuerdos que generó.

Se puede modificar f() sin alterar su salida.

Considerar f(x) = (x+1) comparado con g(x) = ((x+1)(x-2)) / (x-2). Ver gráficos.

Solo cambia un punto, no la forma.

lunes, 3 de septiembre de 2018

Colectividad - premio y castigo

Así como una condena a un preso no es un castigo que busque remediar su conducta, sino intentar mostrar al resto de la comunidad que lo que ha hecho es indebido, un premio para quien cumple con su trabajo puede ser visto de la misma manera.

A menudo, la gente reprocha ante la siguiente situación: el empleado X llega todos los días en horario, cumple con todas las tareas que se le indican, se retira en tiempo y forma y nunca provoca disturbios, ni mucho menos. El empleado X, luego es anunciado como el mejor empleado, y recibe un premio que ninguno de sus compañeros recibió. Un empleado Y, de otra compañía, al enterarse de esta noticia se enfada: "¡Yo siempre cumplo con mi trabajo y nadie me regala nada! ¡No deberían darle un premio al que hace lo que se debería, sino castigar a los que no lo hacen!"...

De ahí surge: ¿se debe castigar a quienes no cumplen con lo dictado, o bien a quienes realizan acciones para entorpecer a quienes desean cumplir con lo dictado? ¿se debe felicitar a quienes cumplen con lo dictado, o a quienes cumplen con su deber y más cosas sin que se le pidan?

Visualizado: dictado = 5
5 4 2 2 2 3 1 3 3 0 2 3 5 5 2 3 1 -> solo 3 personas cumplen con lo dictado; llegan temprano, hacen todas sus tareas, y se van a tiempo sin causar disturbios. Hacen exactamente lo que se les pide.
5 8 9 7 0 5 2 3 1 8 6 3 5 4 8 0 1 -> 9 personas cumplen con lo dictado, pero hay 4 de ellas que cumplen con lo dictado y mucho más; es decir, llegan perfectamente puntuales, no faltan nunca, hacen todas las tareas y adelantan las que son necesarias hacer, hacen horas extra sin reclamar nada, únicamente por gusto o porque lo sienten como deber; en este caso, los que cumplen con exactamente "5" no recibirían ningún premio, en el caso anterior, sí lo harían. ¿Entonces?

¿Sirven los premios para que los que ya cumplen las tareas se sientan mejor, o para que los que no las cumplen tengan ganas de cumplirlas? ¿Los premios se basan en el esfuerzo que hace cada uno, o en cuánto no hacen sus vecinos? ¿La prisión endereza el camino del preso, o agrega advertencias en el camino de quien aún no se ha corrompido?

Estas inquietudes aparecen al ver en un colectivo el cartel: "¡Da gusto viajar con algunos choferes! Ingresá a @cuentafalsa y comentá el número de línea del colectivo y el número de este chofer (a continuación se mostraba qué número era ese chofer), para participar por un año de viajes gratis". ¿El chofer recibirá algún trato especial? No sabemos si realmente quiere ese trato especial, o si hace que sus pasajeros viajen mejor simplemente por orgullo propio. No sabemos si la compañía ideó este 'sorteo' porque sus choferes manejaban como el culo, no sabemos si la gente que participe en el sorteo realmente aprecia el andar del chofer, o simplemente ansían obtener el año de viajes gratis.

En definitiva, los premios sirven para que quien los reciba se sienta bien un instante, y son a menudo independientes del mérito individual, y dependientes de la comparación colectiva de quien lo recibe y quienes no.

Después de todo, ¿qué significa destacarse sino haber hecho algo distinto al resto?
¿Existe alguna manera de saber cuándo el premio es merecido y cuándo es solo una manera de llegar a modificar la forma de ser del resto?

Por supuesto, existen excepciones, como a todo.

domingo, 2 de septiembre de 2018

La leyenda inventada del intercambio

Cuenta la antigua leyenda... Que acabo de inventar... Basada en hechos reales. 100% reales.

En un templo de alguna religión y cultura que el tiempo ya ha borrado, hace tantos años que ya perdimos la cuenta, residían pacíficamente dos alumnos y su Maestro... Todos los días a las 5 a.m. se  levantaban a realizar el ritual del plato. Consistía en sentarse en el suelo, con los pies descalzos, cruzar las piernas, y observar un plato que ellos mismos habían fabricado por una hora. De esta forma, decía el Maestro (estaba medio chiflado pero igual sabía algunas cosas), podrían apreciar su propia creación, y permitía reflexionar sobre cómo es posible manipular la materia a gusto y crear lo que se nos dé la gana. Eso decía el Maestro, pero la verdad era que los platos que hacían sus alumnos eran exportados para ser vendidos como artesanías. Aunque tiene algo de verdad lo que decía el Maestro. En fin, los platos eran platos comunes y corrientes, no necesariamente los que sus alumnos habían, con tanto recelo, creado para admirar.
Uno de aquellos días, un alumno se despierta un poco dolorido, pues la noche anterior había estado... haciendo rituales distintos. Dejémoslo ahí. Este alumno, luego de dirigirse al Estante Sagrado de la Cocina para prender un plato y proceder a realizar su ritual, procedió a sentarse en el piso junto a su queridísimo compañero, quien estaba mirando fijamente un plato en el piso. Naturalmente, el alumno que se había despertado dolorido, también estaba mareado, y además, no veía nada. Estaba ligeramente en ruinas. Accidentalmente, trastabilló, y pisó el plato de su queridísimo compañero; no sólo lo pisó, sino que luego se tropezó nuevamente, dando lugar a una patada ninja que impuso una fuerza en el plato, provocando una trayectoria lineal que fue interrumpida únicamente una vez que el plato alcanzó la pared y se le salió un pedazo.
"¡Has profanado mi plato!", le dijo quien había sido su queridísimo compañero; pues ahora estaba re caliente.
"¡Oohh! Q carajo, quiero dormir lpm", le replicó su amigable compañero en ruinas.
"¡Maldito seas! ¡Pagarás por lo que has hecho!", fue la respuesta que recibió.

Seguido a esto sucedió algo que puede ser descrito como 'quilombo'; era el caso que el alumno dormido no presentaba ni el más mínimo grado de interés para recuperar la pieza que se había salido del plato que se hizo bosta contra la pared, y era el caso también de que el alumno cuyo plato había sido perjudicado tenía un conocido que era policía.

"¡Le diré a mi policía y ya verás! ¡Pagarás por mi plato!"... esa y otras amenazas fueron lanzadas en los minutos que le siguieron a aquel suceso.

Entonces, hizo su aparición el Maestro.

"¿Qué carajo sucede en mis aposentos? He de poner orden. Cuenten inmediatamente lo que acaba de suceder, y mañana me hacen un plato nuevo eh.", dijo solemnemente el Maestro de los Maestros.

A continuación, ambos alumnos contaron lo sucedido, cada uno, naturalmente, desde su punto de vista.

El Maestro, una vez estuvo perfectamente al tanto de la situación, se dirigió a la Santa Cocina y el Mueble de los Platos, prendió el plato de su alumno dormido, y procedió a lanzarlo contra la pared.
Luego, tomando la pieza que se había desprendido del plato, vociferó:
"Ahí lo tienes, queridísimo alumno cuyo plato ha sido vulnerado. Ahora ve, obliga a tu compañero irresponsable a que pegue este pedazo al plato que ha sido dañado, y tendrás un plato nuevo para venerar."
"En cuanto a ti, alumno dormido, cabe recalcar que presentas un grado considerable de estupidez, y por consiguiente, tu plato estará ahora dañado por siempre, simbolizando el pedazo de cerebro que te falta, pelotudo"; sabias palabras de un verdadero Maestro.

Lo que el Maestro bien sabía, era que la pieza perdida del plato que su alumno hizo reventar contra la pared probablemente habría caído en una zona de la Sala del Ritual del Plato, en donde el alumno que había causado tal injuria siempre tomaba la merienda. El Maestro sabía claramente que él la encontraría en unas horas.

---

"Upa... ¿y esto?", dijo el alumno, luego de haber dormido la siesta, cuando se dirigió a merendar y encontró la pieza perdida. "Carajo, el maestro es un campeón. Rompió mi plato porque sabía perfectamente que iba a encontrar la pieza... Que hijo de mil p" y la frase continuó por tres letras más.

"¡Maestro! ¡Usted es un hijo de mil p", entre otras letras, le dijo el alumno a su Maestro cuando se enteró del plan macabro que había llevado a cabo. "¿Cómo sabía que iba a encontrar la pieza? ¿Cómo sabía donde se encontraba sin siquiera buscarla?"

A lo que el Maestro Hijo De P le respondió:
"Querido... ¿Sabes todos los platos que he roto en mi vida? Las malditas piezas siempre terminan en los lugares más inesperados... Parece que lo hacen a propósito las hijas de remil p", algo más dijo después de eso pero no consideramos que sea relevante. "Sabía que el lugar ese donde tomás la merienda, que es una porquería, dicho sea de paso, y encima está todo sucio, ahí siempre van a parar esas piecitas de mier", quizás dijo 'miércoles', no lo sabemos.

---

Y así fue como el Maestro logró un perfecto intercambio de piezas, logró hacer justicia obligando al alumno a pegar ambos platos, y quedó como un campeón; un grande el Master

martes, 14 de agosto de 2018

Ayer fue el día del zurdo

Hoy en una sociedad que gradualmente acepta más la diversidad en general, y tiene inculcados valores distintos al pasado, aún es normal escuchar cosas como "por suerte te lastimaste la mano izquierda y no la derecha", o "¡Wow! ¡Escribís con la otra mano!"...
También es habitual ver mesas solo para diestros. Por algún motivo, la gente que usa mesas, ¡son todos diestros! Un estudio revela que el 100% de la gente que usa mesas es diestra...!!
Disponer de tijeras para diestros únicamente... Y que la gente diga "nah, no sabés usar la tijera", cuando ignoran que el filo está al revés. Lo que es peor, es aprender a usar tijeras con la mano derecha, pero como es esa tu mano inhábil, nunca podrás usarlas igual de bien que "el común de la gente".
Es rutina no poder comer comida en lata sólo, pues los abrelatas están "hechos al revés"... usar bolígrafos con tinta que seca lento (te manchás toda la mano), ir a hacer un trámite y ver que la lapicera está atada con una soguita... en el lado izquierdo... ¡NO SE PUEDE USAR ESO, GENTE!
Periódico es también ver que la gente no toma conciencia de que el que está escribiendo a un costado de ellos... puede ser zurdo. ¡Ah! ¡Cierto! Pero el 100% de las personas que usan las mesas son diestros. ¡Me olvidaba! Ver que esa gente no se entera cuando te choca con el codo; piensa que está lidiando con un torpe nada más. Pero el zurdo se sorprende cuando el que escribe hace un esfuerzo por moverse, o bien, cuando el que escribe en su costado es zurdo también.
No puedo evitar recordar esos hermosos momentos cuando uno entra a un restaurant, y antes de pedir la comida, o sentarse y esbozar una sonrisa... debe cambiar de lado el tenedor, el cuchillo, y el vaso. Ah, y la gente a menudo devuelve el vaso a su "lado correcto". DEJAME EL VASO QUIETO.

Por esas cosas en común es que los zurdos formamos una especie de "tribu"; compartir estas hermosas vivencias entre seres igual de deformes es casi tan fructífero como contar viejas anécdotas vividas por un grupo de amigos.
¿Cómo puede ser que el anterior presidente de los Estados Unidos haya vivido toda su vida de esa forma? Pues, todos los zurdos del mundo lo hacen. ¿Cuánto tiempo más que un diestro emplea un zurdo para realizar modificaciones a su entorno con el simple objetivo de lograr interactuar con él de forma correcta?

Aún es incierto el porcentaje de zurdos en el mundo, aunque se estima en un 10%. Lo que quiere decir, una de cada diez personas es zurda. En todo el mundo, esa cifra puede ser escandalosamente alta. ¡Cuantas personas existen que por azar, genética, o lo que sea, usan una mano en lugar de la otra para realizar las mismas tareas que el resto! ¡Y pobre de ellos cuando se encuentre con que el mundo ha decidido redondear 10% de la población a prácticamente 0%! ¡Mesas para todos diestros! No nombro a la ínfima población ambidiestra ya no tienen problema en actuar como diestros. Pero lo que sí nombraré, es que la población que no tiene ninguna mano hábil es mayor a la población ambidiestra.

En un aula, siempre podemos estimar un porcentaje de gente que la va a pasar mal a la hora de escribir. A QUIÉN SE LE OCURRIÓ PENSAR UNA MESA ESPECIALMENTE PARA DIESTROS POR FAVOR.
Lo que encuentro más irritante no es el hecho de que ya existan estas cosas... pues entiendo que es más fácil ignorar a un sector que, después de todo, es mínimo, y ha aprendido a adaptarse a esas y demás adversidades, sino que a la hora de conversar estos temas, de reclamar una mesa diferente, sea uno ignorado, o incluso tratado de inútil, por el simple hecho de que escribe con otra mano.

Repito: en una sociedad como la de estas épocas, que está aprendiendo y tiene incorporada en una gran parte a la diversidad como algo perfectamente normal y natural, resulta muy llamativo que se siga tratando a los zurdos con pensamientos anacrónicos. Parecería que la gente que halla gracioso ver a un zurdo manipulando torpemente una tijera acaba de viajar en el tiempo, y es la misma que en otros años veía perfectamente bien que una mujer recibiera una paliza (¡sólo estoy poniendo un ejemplo al azar que hoy en día es muy recurrente cuando se analiza el cambio de mentalidad!)

Considero que cada uno debería repensar cómo se comporta en torno a este aspecto.

Atentamente,
un zurdo

martes, 24 de julio de 2018

DINERODINERO

La plata se suma. Si tengo un peso y me dan dos pesos tengo tres pesos. Si tenía un kilo de sal y me robaba prestaban dos kilos de sal, tenía tres kilos de sal. Por supuesto, si tengo un kilo, y lo cambio por algo que vale dos kilos, tengo un kilo de deuda con quien haya realizado la compra, o estafa en algunos casos.

¿Pero qué pasaría si el dinero se multiplicara?

Algo sale diez pesos, lo pago con un billete de dos y uno de cinco, o bien, con dos de √10. Suena poco práctico, ¿verdad? En lugar de kilos de sal, hay un montón de especies raras de unos bichos que se reproducen entre sí; algunos más que otros. O bien, solo hay una especie de bichos mezclados con otros bichos estériles, y ellos están repartidos en mayor o menor medida. Un kilo de los bichos A más un kilo de los bichos B resulta, al cabo de una semana, en cinco kilos de bichos A, B, y AB. Se conoce que los AB siempre tienen la misma tasa de crecimiento en cuanto a masa de población que los B. Por eso un kilo de bichos B, siempre y cuando se tenga un kilo de bichos A, equivaldría a recibir cuatro kilos de bichos B si la propiedad de nuestra moneda fuera aditiva. Pero no lo es en este universo.

Entonces, las cosas más caras son las que tengan más factores... o bien, números primos más altos en sus factores... De hecho, los números primos son infinitos, pero los números primos conocidos son finitos. ¡Entonces quien descubra algún número más grande que 277,232,917 -1 habría descubierto el billete con mayor valor posible teniendo un sistema de dinero multiplicativo! ¡Nadie podría comprarlo! Obviamente debería haber una legislación de algún tipo por detrás de esto; quien halle un número con sólo dos factores (1 y sí mismo), mayor a 277,232,917 -1, está considerado la persona más rica del mundo pero no puede vender su número; puede generar únicamente un billete del valor de ese número, y no se puede comprar sino con 77232917 billetes de 2 pesos (debería dar vuelto!), o bien, un billete de 277,232,917 -1.

Entonces, ¿cómo se lograría utilizar todo ese dinero, momentáneamente infinito? Pues, además de con el dinero generado a partir de entrevistas y conferencias, quizás se podría reunir a una cantidad gigantesca de gente que esté dispuesta a comprarlos, reuniendo muchos billetes de 2, o cosas por el estilo.

¿Podría surgir una compañía multimillonaria que tenga como objetivo simplemente comprar estos números a quienes los hayan descubierto a un precio muy bueno, para conseguir los primos más grandes conocidos y multiplicarlos entre sí, únicamente para tener más dinero y por lo tanto, poder? O bien, ¿quizás esta misma empresa se encarga de hacer las investigaciones sobre el mayor número primo jamás descubierto?

De hecho, en la actualidad existe un premio para quien descubra el número primo más grande del mundo. Se le puede dar un vistazo a ello aquí. Se ofrecen premios que van desde tres mil hasta ciento cincuenta mil dólares. Claramente, este número no hace a nadie la persona más rica del planeta, ni mucho menos, aunque no es dinero que se pueda despreciar, en absoluto.

¿Es que ya existen compañías siderales que tengan en mente instaurar un sistema monetario multiplicativo, y ofrecen premios tentadores, pero ínfimamente pequeños comparados con el valor que podría tener un número tal, antes de que nadie se percate de ello?

¿Qué serán cien mil dólares en un mundo en el que 100000 se pueda pagar con cinco billetes de 2 y cinco billetes de 5? (2*2*2*2*2*5*5*5*5*5 = 100000)

El número 5 no es nada más que el segundo primo más pequeño, o más grande, si es que fue el mayor descubierto. Además, al ser el 1 un billete sin valor (pues simplemente multiplica por una unidad a cualquier otro; no agrega valor), el 2 y el 5 son los dos billetes de menor valor. No existen los centavos, así que los precios más baratos son 2, 4, 10, 20, etcétera. Les presento una lista de todos los precios posibles que se pueden alcanzar usando billetes de 2 y de 5, que sean menores a 100 mil:

1,2,4,5,8,10,16,20,25,32,40,50,80,100,125,160,200,250,400,500,625,800,1000,1250,2000,2500,3125,4000,5000,6250,10000,12500,20000,25000,50000 (y 100000).

Vemos entonces que el número cien mil ocupa el puesto número 36 de los valores más pequeños posibles.

Cien mil dólares, ofrecidos como recompensa para un hallazgo épico, no representa ni siquiera una fracción considerable del poder que este número podría tener.

lunes, 23 de julio de 2018

Redondear

Supongo que la naturaleza del redondeo surge de la imprecisión humana a la hora de contar o conocer cantidades; por ejemplo, un campo lleno de algún cultivo. En el momento que alguien desee comunicarle a otro la cantidad de plantas que haya, es evidente que no las contará una por una; primeramente, porque no tiene ganas, y por supuesto, porque al destinatario no le incumbe.
De esa vagancia surge la aproximación, redondeo, o estimación. "Cerca de 100 metros". "Aproximadamente 40 años". Las cantidades exactas no son un punto de interés.

Sin embargo, esta cualidad de las personas acabó de alguna forma siendo casi una rutina. Aunque conozcamos el número exacto, se redondea hacia un valor en específico. Si la hora marca 19:53, muchos optarían por decir "8 menos 10" o bien "8 menos 5", si bien este redondeo arbitrario hacia múltiplos de 5 tiene un error de, en sus mejores casos, 1 minuto. ¿Por qué es más fácil y más "normal" redondear hacia el 5? ¿Acaso leer la hora y transformarla en un número azaroso que nada tiene que ver con el real, como es 19:55, ayuda en algo a quien se le transmite? En ese caso considero más apropiado redondear hacia la hora o media hora más cercana, o bien, simplemente responder con "tarde", "temprano", "en horario", etcétera.

Otro ejemplo de lo mismo son las edades. Los cumpleaños se consideran fechas especialmente importantes por sobre las otras. No voy a decir que no lo son, pues soy el menos indicado; las fechas siempre han sido un tema de interés para mí. Lo que no entiendo es, ¿por qué? Una fecha no es nada más que un invento para poder llevar la cuenta de las rutinas que se repiten para poder simplificar de alguna manera las tareas que se llevan a cabo todos los días o periódicamente, y no hay nada que diga que hoy es 23 de julio o lunes, ¡más que la fe que le pueda tener cada uno a quien lleve la cuenta! Si alguien me dice que es lunes, le creo, pues esa persona probablemente lo vio en algún calendario o dispositivo. Y la fecha en ese dispositivo o calendario, se obtuvo de algún lugar, de algún lugar en el que la gente se encarga de llevar la cuenta de cuantas veces se puso el sol.
Por alguna razón, cuando a alguien se le dice la hora exacta como "16:51", se ven un poco molestos, pero cuando se les dice una fecha como "18 de mayo" no. ¿Y por qué no digo "20 de mayo, maso"? Es la misma arbitrariedad.

La gente celebra su cumpleaños con mayor importancia que cualquier otro día, sin razón aparente. Cumplir 20 años, o 7343 días, no es un logro nada menor o mayor. Lo único que cambia es la percepción que el resto tiene hacia ello. ¡Feliz cumpleaños! Pero nadie comenta los cumplemeses, o nadie comenta "hoy me desperté y sigo vivo". O al menos no la mayoría, digámoslo de esta manera.

Parecería que la gente no puede encargarse de celebrar todos los días como un día importante; como si tuvieran otra cosa que hacer que no los dejara alegrarse. Algunos otros optan, de una forma menos elegante, quizás, pero de alguna manera más consistente y coherente, no festejar ningún día. No festejan el cumpleaños, ni festejan ningún día. Pero eso es aburrido.

También, la gente celebra logros de cualquier tipo cuando llegan a cifras redondas. "Redondas", ¿para quién? En el sistema numérico decimal, quizás. ¡Es solo uno de los infinitos sistemas posibles! Es el que usamos, eso es cierto, ¿pero por qué pasar al año 2000 sería nada distinto a pasar al año 1956? ¿Por qué recaudar $100,000 sería nada mejor que $99.924? ¿Por qué dirían "casi cien mil"? Algunos podrían argumentar, "para decirlo más corto". ¿Y qué van a hacer con el tiempo que se ahorraron?

De todas formas, no lo digo como queja; yo también soy víctima del redondeo y a menudo me enojo por no haber logrado algo en menos de 20 segundos, y me cabreo al ver que hace 10.2 grados en lugar de 9.9. Pero creo que es interesante pensar estas boludeces, ¿no?

viernes, 29 de junio de 2018

Palabras con todas las vocales (español)

Desde la base de datos "CREA" (Corpus de Referencia del Español Actual):

import csv
def allvowels():
   with open('CREA_total.TXT', encoding="latin-1") as txtfile:
      archivo = open("allvowels.txt", "r+", encoding="latin-1")
      reader = csv.reader(txtfile, delimiter='\t')
      for row in reader:
         if((row[1].count("a") >= 1 or row[1].count("á") >= 1) and
            (row[1].count("e") >= 1 or row[1].count("é") >= 1) and 
            (row[1].count("i") >= 1 or row[1].count("í") >= 1) and 
            (row[1].count("o") >= 1 or row[1].count("ó") >= 1) and 
            (row[1].count("u") >= 1 or row[1].count("ú") >= 1)): 
               archivo.write(row[1]+"\n") 

count = 0
def allvowelscount():
   global count
   with open('CREA_total.TXT', encoding="latin-1") as txtfile:
      reader = csv.reader(txtfile, delimiter='\t') for row in reader:
         if((row[1].count("a") >= 1 or row[1].count("á") >= 1) and
            (row[1].count("e") >= 1 or row[1].count("é") >= 1) and 
            (row[1].count("i") >= 1 or row[1].count("í") >= 1) and 
            (row[1].count("o") >= 1 or row[1].count("ó") >= 1) and 
            (row[1].count("u") >= 1 or row[1].count("ú") >= 1)): 
               count = count+1
   return count

allvowels() #guarda todas las palabras en un archivo
print(allvowelscount()) #17418 palabras
Genera el siguiente archivo (con las 17418 palabras en español que tienen todas las vocales al menos una vez).
Ver archivo.

Por alguna razón hay palabras como "alegreschicasenbuscasdesensacio", y cosas por el estilo... Falta de la RAE y no mía, esta vez.

Las 20 y pico palabras más largas son:
largas = []
pentavocalicas = []
lenwords = []
index = 0
def allvowelslongest(n):
    global largas
    global pentavocalicas
    global lenwords
    global index
    with open('CREA_total.TXT', encoding="latin-1") as txtfile:
        reader = csv.reader(txtfile, delimiter='\t')
        for row in reader:
            if((row[1].count("a") >= 1 or row[1].count("á") >= 1) and
               (row[1].count("e") >= 1 or row[1].count("é") >= 1) and
               (row[1].count("i") >= 1 or row[1].count("í") >= 1) and
               (row[1].count("o") >= 1 or row[1].count("ó") >= 1) and
               (row[1].count("u") >= 1 or row[1].count("ú") >= 1)):
                pentavocalicas.append(row[1])
        for word in pentavocalicas:
            if(len(word) > 25):
                lenwords.append(0)
            else:
                lenwords.append(len(word))
        for i in range(0,n+1):
            index = lenwords.index(max(lenwords))
            largas.append(pentavocalicas[index])
            lenwords.pop(index)
            pentavocalicas.pop(index)
            index = 0
        print(largas)
allvowelslongest(20)

Entrega la siguiente lista:
['neuromusculoesquelética  ', 'universidadcontralaguerra', 'adenofaringoconjuntivales', 'centroestudioscervantinos', 'consecuenciasaparecerán  ', 'democráticorevolucionario', 'desgubernamentalización  ', 'desoxirribonucleoproteína', 'escapuloclaviculohumeral ', 'glutamatodeshidrogenasa  ', 'metabemoglobinreductasa  ', 'neuropsicoendocrinopatía ', 'seudoinstitucionalización', 'suecoasioafroamericanos  ', 'traerunacosaenlasmientes ', 'triflourometanolsulfónico', 'trimetoprimsulfametoxazol', 'usernamemisdocumentos    ', 'vicohistóricaribonucleica', 'vuelvoenseguidapuedeirse ', 'oculovestibulocefalogiro']

De la que solo las palabras neuromusculoesquelética, adenofaringoconjuntivales, democráticorevolucionario, desgubernamentalización, desoxirribonucleoproteína, escapuloclaviculohumeral, glumatodeshidrogenasa, metabemoglobinreductasa, neuropsicoendocrinopatía, seudiinstitucionalización, suecoasioafroamericanos, triflourometanolsulfónico, trimetoprimsulfametoxazol y oculovestíbulocefalogiro suenan como palabras "verosímiles"... El resto son erorres raros, como "vuelvoenseguidapuedeirse"... RAE loca

Nada, estaba al repedo y quise averiguar esas cosas.

<<<neuropsicoendocrinopatía>>> es buenisimo eso

jueves, 7 de junio de 2018

Las protestas en su extremo más sombrío

No sería suficiente un paro de un día. O un paro de una semana completa. O un impedimento en el servicio, una modificación, quizás, que afecte en alguna forma a los usuarios. Quizás cambiar algunos horarios. Quizás empeorar el servicio adrede.

Este es un extremo, hasta ahora ficticio, de una protesta.

Supongamos que los pilotos de cierta aerolínea reclaman alguna mejora; por ejemplo, supongamos que estuvieron pasando muchas horas seguidas volando sin poder descansar propiamente. Reiteradas veces han avisado, estos pilotos, que no es salubre pilotar en estas condiciones. Podrían ocurrir tragedias evitables.

¿Y que si, estos sesenta y cinco (porque ese es el número que tiene que ser) pilotos, dispersos por todo el mundo debido a su trabajo, alcanzaran el límite?

La vida de todos estaba destruida. Demasiadas horas pasadas en el aire no les dejaba llevar su vida como la llevaban previo a esto.

"Atención, les habla el capitán. Les informamos que no podremos aterrizar en forma en la ciudad de destino, aunque el tiempo allí es cielo despejado y una temperatura agradable de 21 grados celsius. La hora local es 10:31 a.m. Attention please, captain speaking. We inform to you that we will not be able to land properly in the city of destiny. However, we have a clear sky in this city and a comfortable temperature of 21 degrees celsius. The local time is 10:32 a.m."

Nadie entendía a que se refirió el señor con "no podremos aterrizar en forma". Generalmente esa expresión va acompañada con "en tiempo", formando "en tiempo y forma". Pero esta vez, sí aterrizarían en tiempo; no así en forma.

Comenzó a existir lo que se conoce como frenesí en el aeroplano. Algunos pasajeros habían entendido el mensaje, pues estaban familiarizados con la situación presente de la aerolínea y su conflicto con los pilotos. Llamaban a la tripulación para exigir explicaciones, pero ellos no las tenían.

"El capitán nuevamente. Les pedimos a todos que comiencen a grabar con sus móviles de ahora en adelante. Pues serán parte de la historia." No se molestó en repetirlo en la lengua inglesa, ya no más.

Ya nadie entendía nada. Era todo una misma burbuja de insanidad, desconcierto, paranoia, claustrofobia, cuando no, y muchas otras condiciones o síndromes que padecen ciertos especímenes de la raza humana.

"Queremos informarles con gusto, que ha sido un placer para nosotros que usted haya elegido esta aerolínea como su preferida. Pero ahora, les aclaramos, que esta última decisión que han tomado, no ha sido la mejor, creemos que ni cerca han estado."

Gritos.

"Ahora bien, yo llevo más de 4 días sin dormir, pilotando naves como en la que se encuentran actualmente. De hecho, ya hace más de 100 horas que no pego ojo. No logro comprender, aún, como puedo formular estas oraciones. Creo que estoy en piloto automático."

Risas nerviosas, pues el capitán hacía chistes malos en medio de una situación demasiado borrosa como para comprender.

Los pasajeros pudieron observar que el avión seguía a la misma velocidad, pero se acercaba mucho a la superficie del globo. También podían ver muchos aviones a lo largo del campo. ¡Y podían ver que eso no era ninguna ciudad!

"Con gusto les hacemos llegar, que ustedes están presenciando la mayor protesta o huelga de la historia. La medida más drástica, más extrema jamás tomada por cualquier empleado en la historia de la humanidad, y antes también."

Ya, lo que se oía en la cabina, eran demasiadas cosas como para nombrar. Pero la gente que estaba en tierra firme y veía los directos de Facebook o YouTube, al contrario, no podía articular el más mínimo sonido.

"Nos agrada informarles que la aerolínea ha arruinado la vida de sesenta y cinco pilotos, hoy aquí reunidos en asamblea aérea para celebrar las seis mil quinientas horas que llevamos todos despiertos si las sumamos. Es el total que suman las horas de todos los días laborables de un año. Me acabo de dar cuenta de eso, sinceramente no lo había notado antes."

Ya había gente desmayada o infartada en la cabina. Incluso miembros de la tripulación.

"Les pedimos, por favor, que tiren de las mascarillas que han de haber bajado enfrente suyo. Si viajan con chicos, colóquensela a ustedes primero, antes de asistirlos."

"La misma estará emanando gases letales. Consideramos esta una salida mucho más favorable antes que la que experimentarán de otra forma. Pero si hay algún aventurero, bienvenido sea. ¡Quién sabe, después de todo, de qué es capaz el azar!"

---

Los terrícolas pudieron ver en vivo, por todos los canales de televisión, como los sesenta y cinco aviones se estrellaban de cabeza en el campo en un país africano que nadie tuvo presente en ese momento. Uno tras otro, como un desfile militar a la inversa, iban colapsando los aviones en el suelo. Uno, tras otro. Sesenta y cinco.

Y en ese momento, despertó.

miércoles, 6 de junio de 2018

Niño prodigio duerme en clase pero sigue aprobando

Podría ser que el niño pródigo decidiera poner fin a su osadía y decidirse de estudiar de una vez por todas. Pero, ¡es que su superpoder es demasiado potente! He aquí las últimas noticias en cuanto a este sujeto remarcable.

Recordaréis a la profesora de Esta entrada; la invulnerable, la invencible, la pared de hierro, que sólo pudo ser vencida con la Guitarra de Oro en ocasiones que recordaremos por siempre con mucho cariño. Podéis conocerlas haciendo click en la palabra "Esta" con hipevínculo, o aquí.
Pues bien, el niño Esteban no había aprobado en esta ocasión el examen; dijo que no había tenido tiempo de afinar su violonchelo correctamente y tuvo que usar una batería. Claramente, a esta profesora no le agrada el berrinche, bochinche, bardo, quilombo, ruido, lío. ¡Pero sonaba bien! En fin. Le había quedado una nota no suficiente para aprobar.

Tenía la materia en Noviembre.

---

Pasaron varias semanas. Podemos suponer que el efecto Netflix-Stevan hace, redundantemente, efecto, únicamente tras el transcurso de algunas semanas. Y por eso resaltamos la fecha de hoy, unas semanas después del examen.
Todos tenían una mirada severa en el rostro, pues la inmensa mayoría debía rendir la materia nuevamente a fin de año. Qué desagradable, carajo. Incluso el mismísimo niño genio.

A no ser que...

La profesora lo llama. "Esteban, ven aquí."
Murmullo indistinguible fue lo único que pudimos escuchar. Tras unos segundos, o pocos minutos, Esteban ingresó al salón de nuevo. No tenía una sonrisa, pues no deseaba ostentar sus poderes frente al resto de los mortales con la materia en Noviembre. Pero era realidad.

Esteban había conseguido aprobar la materia "por su notable compromiso en las clases".

He aquí él comprometiéndose en una clase:


martes, 5 de junio de 2018

El extraño caso del niño genio que no entiende los temas pero saca 10

Algunos me dirán loco. Otros me tildarán de estrafalario. Quizás una minoría esté dispuesta a creerlo. Pero afirmo, una y mil veces afirmo, que lo que se dice a continuación no son más que verdades obtenidas a partir de hechos fehacientes.


Érase el joven Esteban, alumno regular tal como cualquier otro alumno regular. Tenía sus fortalezas y debilidades. Siempre se logró destacar con creces en sus habilidades de "músico de la calle", o "director de orquesta". Véase la siguiente entrada para más información, sobre gente con habilidades iguales o símiles: Me he cerciorado de tener un superpoder.

El joven anciano (pues integraba el Comité de Ancestros de su curso, ya que era de los más avejentados, ocupando el puesto número 4 ordenado por fecha de nacimiento), nunca tuvo habilidades ni siquiera cercanamente igual de buenas con el aspecto matemático si las comparamos con sus aptitudes del guitarreo. Era su caso el que, por más que quisiera, no podía "hablar vacío" sobre temas numéricos, pues no contenía el saber.

Arduamente se esforzaba hebdomadariamente, para conseguir aprobar estas cuadradas materias, a menudo sin mucho éxito. No lo culpamos.

---

Pero, ¿cuánto costarías en creerme, si te dijera que sólo cuando renunció a su esfuerzo, fue cuando experimentó los mejores resultados? Un verdadero fenómeno de la naturaleza.

Incluso con el profesor ruso más temido en todo el vecindario, él estaba dispuesto a realizar el mejor de sus esfuerzos. Al cabo de unas pocas clases, pudo ver que sería absolutamente en vano.

Dirigió todas sus calorías, bien, a la conocida y renombrada plataforma "Netflix"; consideraba que atender a las clases era perder el tiempo en esta situación.

Y así pasaron los días; los temas se iban complejizando más y más con el transcurso de las semanas, y mientras sus compañeros, o más bien diría, compatriotas (pues el profesor era de una patria ajena) intentaban comprender los tópicos intrincados que se planteaban, él simplemente se retiraba a ver algún capítulo de alguna serie, o bien aprovechar y recuperar algunas horas de sueño perdidas por razones variadas e imprecisas.

---

Finalmente, había llegado el día del examen. Mientras todo el curso aguardaba pavorosamente a que el líder soviético (con líder me refiero a quien está al mando de la clase) realizara la repartija de lo que debía corregir luego, Esteban esperaba sentado en su banco, sin expectativas, pero ante todo, con plena confianza. Pues se había comentado que el examen sería muy similar, sino idéntico, a ejercicios varios de una Guía que el профессор habíales dado para realizar en su hogar. Esteban había prestado cara atención a las respuestas que sus camaradas habían conseguido discernir.

No logró entender ni una sola de las mismas.

El examen, entonces, concluyó. Solamente contenía cinco preguntas, dos puntos de valor cada una. Como se había sabido, eran todas reflexiones de la misma índole a las que podíamos apreciar en la guía de turismo para Moscú ejercicios.

El Siberiano se caracterizaba, entre muchas cosas, por tomar café fuerte, y por aborrecer el viajar en Subte. Pero eso no viene al caso. Lo que lo distinguía, también, era su inexplicable, e inhumana, me atrevo a decir, velocidad al corregir exámenes de sus subordinados. Un verdadero robot (palabra que deriva del "rabotaet" en ruso, significa "trabaja").

---

Esteban había conseguido la marca más alta. Un 10. 5 de 5 preguntas respondidas correctamente.

En una entrevista posterior, conseguimos saber que de las cinco preguntas, únicamente conocía la respuesta (por haberla escuchado segundos antes de que comenzara el examen) de tres. En las otras dos, jugó al riesgoso, mas poderoso juego del azar. Esta vez, los dados cayeron a su favor.

---

No obstante, Esteban no se cansó, y decidió que con esto no bastaba. Pese a haber sido llamado un "chorro", "ladrón", "carterista", "saqueador", "bandido", entre otros sinónimos, él decidió que su estrategia, ahora conocida como "Netflix-Steban", sería la empleada a diario. ¡Pero sólo con el ruso!

---

Y el día de entregar el trabajo práctico había llegado. En un grupo de a tres, dos integrantes fueron llevando adelante el desarrollo de un circuito amplificador de dos etapas. Esteban únicamente conectó un cable en una ocasión. Fuera de ello, no brindó ni siquiera apoyo moral, ¡pues no sabía nada del tema como para conocer si su grupo estaba bien encaminado!

El TP fue entregado. Corregido instantáneamente. Graduado con un 10.

---


Esteban consiguió la nota máxima tanto en el examen como en el trabajo práctico, y en el trimestre.



Un 10.



Es el día de hoy, y aún él no comprende como logró lo mejor cuando menos se lo propuso.

viernes, 18 de mayo de 2018

6BLD - Tercer intento - DNF(22:24[12:40])

El intento más rápido hasta ahora! Me hice quilombo con el UB/UL swap en wings... por lo que quedaron algunas intercambiadas y otras no... Pero bue

miércoles, 16 de mayo de 2018

Me he cerciorado de tener un superpoder

Y la historia fue así. Había llegado el día de rendir el maldito examen. Por supuesto, era necesario haber realizado una lectura profunda y atenta de los textos que en el mismo se evaluaban. Cabe decir, o no, que yo no los había leído más que por arriba y salteando párrafos enteros. ¿Qué valor tiene realizar la lectura de palabras y palabras agrupadas de cierta manera en la que pierden todo su sentido? Haber intentado leerme el pie no hubiera sido más exitoso. Entonces no los leí más que como si uno leyera las palabras en negrita de este párrafo.

Decía pues, que el día había llegado. Ese pinche miércoles negro, nefasto, el día clave. La única materia sin posibilidad de recuperar exámenes fallados, pues esa era. Y era el caso que las evaluaciones probaban el conocimiento del alumno (= sin luces, es decir, gil) en torno a la nada misma. ¿De qué hablamos cuando hablamos de la nada misma? ¡Pues de muchas cosas! Por ejemplo nada, nada, y en algunas ocasiones de un poco de nada. Espero ser claro repitiendo exhaustivamente que nadie sabía qué hostias iba a ser ese examen, pues nadie tenía idea de qué estilo podrían ser algunas preguntas sobre "la nada". La nada, me refiero a un tema puntual, pero que tiene tan poco valor para nosotros que es despreciable. Como la h en una derivada.

Lo que proseguía, y era clave, o más bien diría, clave de sol, para aprobar este examen... o morir intentándolo... era la guitarra de oro. Algunos alumnos usan la técnica del "guitarreo" para pretender que poseen conocimiento en torno a algún tema, cuando la realidad es que poco, o más bien, nada, es lo que saben del mismo. Durante los años, he sabido desarrollar instrumentos que pude trasladar a mi lapicera y ella a mi humilde hoja rota. A través de las eras, algunos instrumentos a destacar han sido el clarinete cósmico, la batería, la orquesta, el coro completo, la filarmónica de Buenos Aires, el cello eléctrico, el charango místico. el bandoneón, el contrabajo con silenciador, el theremín, el piano de cola. Pero nunca había usado la guitarra eléctrica de oro, que alguna vez supo usar el mismísimo Michael Jackson en sus ratos libres.

La retiré del estuche, cuidadosamente, y me propuse afinarla. Las notas estaban casi a la perfección, pero casi no era una opción. Luego, entré en calor de acuerdo al siguiente tutorial, y me senté.

El público ovacionaba. Se oía el clamor de la gente.
Entró la profe.

"Tomen sus exámenes. Antes que nada, comento dos cosas: Letra clara, de lo contrario no corrijo. Tacho y pongo MAL".

Inmediatamente apagué el pedal de distorsión... Mi letra es paupérrima y planeaba hacerla aún peor para rozar los límites de lo ininteligible para causar estragos al momento de la corrección. Simplemente una forma de protestar. Pero supe que me jugaría en contra. Sonido plano.

"La otra cosa, es que no voy a tolerar que hablen si no saben y no leyeron los textos. Me doy cuenta cuando es así, y si no saben déjenlo en blanco así por lo menos desaprueban honestamente."

Por un instante mis esperanzas se desvanecieron. Pero entonces, observé a la guitarra, aún en mi mano izquierda, que me miraba con una sonrisa perspicaz. Le devolví un guiño. "Todo va a salir bien... después de todo, el público nos ama, ¿no? Nadie se da cuenta cuando el músico toca una nota mal... nadie... están demasiado entusiasmados como para notarlo."

Y allí comenzó el concierto. Diez preguntas a responder como "verdaderas" o "falsas". Únicamente había que justificar las falsas. Eran todas falsas. Dato menor, que conocimos una vez corregidos los exámenes. Nada, un flash-forward.

Lo que sucedió en esa hora y veinte minutos puede ser visto como lo siguiente:
Y el público festejó cuando terminó. 80 minutos de show.
...
Pero luego el productor vino a hablarme... (Sería mi conciencia)... dijo lo siguiente: "El show fue un desastre. Cuando corrija los exámenes verás que en el decimoprimer mes tienes que rendir el recuperatorio. Desastre. No sabes nada. Y la profe se da cuenta cuando sus alumnos le FRUTEAN TODO EL EXAMEN. EN SU TOTALIDAD TOTAL."

...

Fueron dos semanas de duelo. En noviembre hace mucho calor, pensaba. En noviembre quiero hacer cualquier cosa menos este putísimo examen... Voy a matar a una vieja. Así catorce días seguidos.

Y finalmente el período de luto terminó. Llegó la fecha. Hoy nos entregan los exámenes. Primeras palabras de la profe: "Las pruebas fueron un desastre. Desaprobó la inmensa mayoría. hijosderemilputaporquenoleenlostextoslaputaquelosparió."
Y mi semblante se puso blanco como la nieve, que es bastante blanca de por sí.
Las dejó sobre una mesa y no las tocó durante toda la hora y veinte; la hora y veinte que alguna vez había visto conciertos hoy no veía más que llantos y gritos desconsolados hacia adentro, y alguna que otra puteada hacia afuera. Era como visitar un teatro abandonado, un estadio que había caído en ruinas por un incendio o algo por el estilo. Una escena propia de una ciudad como Pripíat.

Y pasaron ochenta minutos. La profe se fue. Y yo, junto con un ademán un tanto violento, me paré y corrí hacia la mesa con los exámenes sobre sí. Mitad de la pila para un compañero, "repartilos", le dije. Y comencé:

"Uhh... te compadezco querido amigo :( Tienes un 4. En noviembre. No estás solo."
"Uy, no, ahora te ha llegado la hora. Un tres es tu nota. Que en paz descanses, ser de luz."
"Diantres, ahora es tu turno. Noviembre es el destino. Con un cinco y cincuenta céntimos de nota, es que pasas a mejor vida."

Y lo que ví, me heló la sangre.

Un número redondeado por debajo, terminando en línea hacia arriba, muy parecido a lo que conocemos como "seis" se asomaba entre las hojas. Además, se asomaban notas del concierto. Mi letra se caracteriza por ser quizás la peor entre las peores. Por lo que reconocerla es muy fácil, simplemente se debe leer hasta que llegan un montón de dibujos y tachones ilegibles. Esa será mi letra.

Pero yo no lo creía.
Inmediatamente, corrí todas las pruebas que había antes de la mía. Y lo supe.

¡¡¡HABÍA TENIDO UN SEIS MENOS!!! ES DECIR, ¡¡¡¡¡¡¡¡¡¡HABÍA APROBADO!!!!!!!!!!

Un grito de satisfacción y éxito salió de algún lugar muy profundo dentro mío. "SEEEEEEH!!!!! VAMOS CARAJO APROBÉ ESTA MATERIA DE M*******, VIEJA H*** D* P*** &*%*&*^%*&%*&%*^*^%" y muchas palabras de la misma índole le siguieron.

---

Las horas que le siguieron a ese momento épico fueron absolutamente mágicas. Había dado un concierto perfecto, y pese a haber tocado mal todas las notas, y pese a que mi productor se había dado cuenta, el clamor del público había sido demasiado grande como para considerarlo un fracaso. Y la profe estaba en el público, gritando. Había escrito "BIEN" en la parte de arriba de mi examen. Es decir, ella consideraba que yo sabía de lo que hablaba.

---

Mi superpoder consiste en rescatar de los rincones más sucios y no visitados de mi memoria una o dos palabras, y en torno a las mismas, elaborar un texto que aparenta tener mucha coherencia y sabiduría y conocimiento por detrás.
Yo había marcado historia, en ese momento, aprobando con la profesora más difícil de todas, sin saber una sola cosa de la que hablaba en el examen. Simplemente, me dejé llevar por el sonido de las cuerdas, dejé que la lapicera hiciera lo que tenía que hacer. No hice más que dibujar un cuadro con palabras, y decorarlo.

---

Puedo decir que he sido estrella de rock.

miércoles, 4 de abril de 2018

6x6 BLD segundo intento

Varias piezas mal... La memo la recordé perfectamente bien y sin pausas. Pero deshice varios R haciendo R (en vez de R'), y lo mismo para L.
Por eso el DNF

23:51.928 con memo [13:45.707]

lunes, 8 de enero de 2018

Cubo de Rubik 6x6 a ciegas (6BLD)

Primer intento...

10 oblicuas y 2 wings internas mal resueltas, el resto todo bien. 25:58 y memo 16:31!